Quédate con lo mejor de mi, que yo me quedo con lo mejor de ti

Últimamente pienso mucho en aquellas personas que han pasado por mi vida y que por diferentes motivos ya no están en ella…o al menos no de la forma que me hubiese gustado que fuera. Sin embargo, cuando vienen a mi cabeza, solo recuerdo las cosas buenas y es que de hecho, son las únicas que quiero recordar.

Todas y cada una de ellas aportaron algo bonito, algo que me hizo crecer, aprender, caminar un poco más.

Hay despedidas que son inmensamente tristes, pero no sólo las físicas. En el fondo creo que las que más duelen son aquellas que se hacen con un trocito del corazón, cuando te despides de un sentimiento o cuando este, un buen día te das cuenta de que se ha ido.

Y te despides incesantemente, con una sensación de fracaso por no poder mantenerlo todo, o por no haber sabido hacerlo.

Cuando me pongo a pensar en el tiempo, me doy cuenta de lo necesario que es. Y que pese al miedo que nos da el verlo pasar, es necesario que así sea y es bueno. Calma las penas, los miedos, el rencor, y a casi todo le da una nueva visión. A su paso somos capaces de ver las cosas más sencillas, de ver nuestros problemas sin tanto dramatismo y muchas veces nos da la oportunidad de renacer, con nosotros mismos y con suerte con los demás. Y resulta que si no todo está perdido, nos podemos recuperar y poco a poco volvemos a recomponer sensaciones, sentimientos y momentos.

Pero si todo lo anterior no sucede, simplemente quédate con lo mejor de mi, que yo me quedo con lo mejor que un día recibí de ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s