Estar viva

Y de repente, ese momento, en el que sin saber muy bien cómo, eres consciente de que eres quien eres. En el que te miras los brazos y los descubres casi por primera vez. Admiras las venas que en ellos se marcan, el movimiento de tus dedos, la perfección con la que tu piel ha recubierto el interior. Imaginas incluso el torrente  de sangre subiendo, bajando como un río. Estás viva y no entiendes nada. Sólo estás sorprendida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s