Amores breves

El poeta se había enamorado. Veía entrar a Lucía cada tarde en aquella cafetería cargando sus pasteles mientras él degustaba su copa de vino y le escribía versos, ilusionado.

Había pasado casi por completo esa larga primavera, pero por fin hoy, valiente, había decidido hablar con ella y desnudar todo ese amor contenido.

Volvió al caer la tarde y preguntó por Lucía; alguien le dijo que hoy ya no volvería, pero al día siguiente, como cada mañana, la podría encontrar.

Con la mirada triste terminó su copa y marchó cabizbajo, resignado a su desdicha. Nunca tendría que haberse enamorado en un micro cuento, donde el amor no daba lugar a las dudas y duraba apenas lo que una triste copa de vino.

Anuncios

Un pensamiento en “Amores breves

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s