En los huesos

La ilusión me flaquea.
La mirada deja de florecer
y se deshoja en un llanto seco.
 
El viento me abraza, para que lo sienta.
Me abraza por dentro
y mis huesos tiritan.
Como las cuerdas de tu guitarra vieja,
pero sin melodía.
 
La ilusión dice que no,
que no.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s